Pericia Caligráfica

La escritura y la firma de cada persona constituyen un gesto gráfico individualizado y distinto al de cualquier otra, es un acto volitivo pero con predominio posterior del inconsciente, por eso cada individuo tiene sus peculiaridades gráficas. No se puede modificar la escritura habitual por ejemplo en un proceso de selección de personal sin dejar en el texto el esfuerzo que se hace para lograr el cambio.

El engaño se descubre precisamente en esos gestos que no son conscientes, como por ejemplo la presión, la forma de unión de las grafías, el trazo, la proporcionalidad, son elementos que responden a patrones inconscientes que no somos capaces de alterar aunque modifiquemos la forma gráfica.