Intolerancia(II)

Seguimos con el tema de la intolerancia.

Durante estos días he recibido diversas opiniones sobre la pregunta del anterior post ¿Hay que ser tolerante con la intolerancia?

Existe la llamada paradoja de la Intolerancia que fue desarrollada por el filósofo Karl Popper. En resumen, expone que si una sociedad es muy tolerante, al final  perderá sus valores o será destruida por los intolerantes. Por lo tanto, en su opinión,  y de aquí viene la paradoja, para conservar y proteger una sociedad tolerante, esa misma sociedad tiene que dejar de ser tolerante con la intolerancia.

Existen también opiniones diferentes. Parten de la idea de que una sociedad que se vuelve intolerante para defenderse pierde el sentido de lo justo y cae en el mismo defecto que aquello contra lo que lucha.

Seguir leyendo

Anuncios

Intolerancia (I)

Después de un tiempo sin publicar en este Blog retomo la actividad con nuevos temas e inquietudes.

El tema de hoy es la Intolerancia, pero no la que podamos tener las personas a los lácteos o al gluten (entre otras cosas), sino a la falta de tolerancia, la intransigencia o la falta de respeto hacia los demás, simplemente porque piensen de modo diferente en temas como política, religión, diversidad sexual o en aspectos tan “trascendentes” como ser aficionado de un equipo deportivo diferente. En nuestra sociedad tenemos muchos ejemplos de Intolerancia.

Las personas que son intolerantes pueden desarrollar actitudes como la discriminación y conductas como la agresividad por esa falta de respeto, ya que consideran que su pensamiento es el único válido.

El pensamiento de un individuo intolerante se basa en el prejuicio, prejuzga antes siquiera de escuchar adjudicando  una etiqueta a la otra persona, despreciando además sus opiniones desde una supuesta superioridad moral.

Seguir leyendo

Grafología y Flores de Bach (II): Impatiens

El Doctor Bach dijo sobre Impatiens:

“Aquellos que son rápidos de pensamiento y acción, que desean que todas las cosas se hagan sin vacilación ni demora. Cuando se enferman están ansiosos por recuperarse rápidamente. Les resulta muy difícil ser pacientes con las personas que son lentas, ya que lo consideran erróneo y una pérdida de tiempo, y pondrán todo su empeño en lograr que esa gente sea más rápida en todos los sentidos. A menudo prefieren trabajar y pensar solos, para que puedan hacer todo a su propio ritmo.”

Seguir leyendo

Empatía

Una persona es empática cuando siente de forma inconsciente las motivaciones, simpatías, afectos y sentimientos de los demás. La empatía supone una identificación y comprensión espontánea con el modo de pensar, sentir y querer de quien está alrededor nuestro.

El ser empático no debe suponer tampoco vivir siempre en los pensamientos o sentimientos ajenos, todos tenemos nuestra individualidad, lo que no es obstáculo para apreciar al resto de personas. Ayuda igualmente a comprenderse mejor a uno mismo y a no sufrir en exceso por los que nos rodean.

Seguir leyendo