Intolerancia(II)

Seguimos con el tema de la intolerancia.

Durante estos días he recibido diversas opiniones sobre la pregunta del anterior post ¿Hay que ser tolerante con la intolerancia?

Existe la llamada paradoja de la Intolerancia que fue desarrollada por el filósofo Karl Popper. En resumen, expone que si una sociedad es muy tolerante, al final  perderá sus valores o será destruida por los intolerantes. Por lo tanto, en su opinión,  y de aquí viene la paradoja, para conservar y proteger una sociedad tolerante, esa misma sociedad tiene que dejar de ser tolerante con la intolerancia.

Existen también opiniones diferentes. Parten de la idea de que una sociedad que se vuelve intolerante para defenderse pierde el sentido de lo justo y cae en el mismo defecto que aquello contra lo que lucha.

La pregunta entonces sería si ante una amenaza real hacia una sociedad por parte de grupos intolerantes, esta sociedad tiene derecho a usar cuantos recursos sean necesarios  incluyendo la intolerancia contra los intolerantes.

Aparte de la paradoja y el juego de palabras otras preguntas interesantes podrían ser: ¿Somos capaces los seres humanos de reconocernos como intolerantes? O ¿son siempre los demás, los otros, quienes los son?

Como estas publicaciones tratan sobre la tolerancia cualquier opinión es válida, como no podía ser de otra forma…

La mía personal es que, coincidiendo con personas con las que he conversado estos días, y discrepando con otras, la fuerza de los intolerantes es precisamente la tolerancia del resto. Si no existe una oposición activa a esa intolerancia ésta se extenderá.

¿Eso es justamente lo que convierte en intolerantes a todos? Probablemente, pero quizá haya que defenderse para que no exista la sensación de impunidad que sienten estos grupos. Aunque la perspectiva ante eso, es una sociedad enfrentada, polarizada y con un riesgo real de ser cada vez más radical en sus posiciones.

Existen ejemplos muy próximos de lo que me parecen sociedades enfermas por la intolerancia y de aquí nace otra cuestión: Si una mayoría social es intolerante, ¿cuál es la solución? Esta mayoría puede ganar elecciones, hacer leyes. Además muchos intolerantes no se reconocen como tales, sino que creen que están en posesión de la verdad, de su verdad.

Aunque también creo, que muchos de estos grupos organizados que ejercen el pensamiento intolerante, lo que buscan únicamente es el enfrentamiento y la confrontación entre personas acentuando las diferencias lógicas de pensamiento que pueda haber en una sociedad, ya que en el fondo son incapaces de ver más allá de su pensamiento único, en muchas ocasiones hecho de odio y resentimiento.

Es un tema paradójico y complejo.

Los rasgos grafológicos son:

-Escritura angulosa.

-Rectilínea o rígida.

-Sobrealzada.

-Acerada. (Trazo brusco en las barras de las “t” y en los rasgos finales formando una punta aguda o acerada)

-Masiva. (Aumento del espesor del trazo por acumulación de fuerza, sea en movimientos horizontales como barras y finales o en verticales)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.