Complejo de Inferioridad

El sentimiento de inferioridad, hace que el individuo no se sienta capacitado para resolver problemas que le impiden evolucionar de una forma adecuada.

Este sentimiento puede surgir de una inadaptación, en la que aparecen complejos de carácter psicoafectivo. En las personas introvertidas, predomina la adaptación al mundo interior, existiendo una inadaptación al mundo exterior.

Las causas de un complejo de inferioridad, pueden tener relación con tres áreas distintas. La primera, está relacionada con el problema de la amistad y sociabilidad con las personas. La segunda, con problemas relacionados con el tiempo, como por ejemplo, actividades de estudio o profesionales, y la tercera,  está relacionada con el sexo opuesto, por ejemplo, en amor o relaciones de pareja.

El origen de este sentimiento, puede tener un origen real u objetivo como, por ejemplo, un defecto, deficiencia física, o en otro caso, una causa subjetiva en cuyo caso, si se puede hablar con mayor propiedad de un complejo de inferioridad, ya que la persona se siente poco dotada o con sensación de inseguridad en las áreas citadas en el anterior párrafo.

La sensación de inferioridad, hace que la persona desarrolle una necesidad de compensar ese sentimiento por medio de distintas opciones que puede tomar, ese objetivo de superioridad puede ser real o ficticio, normal o patológico.

Las personas que padecen complejo de inferioridad, generalmente optan entre dos distintos modos de actuar. Uno hace que la compensación se manifieste en forma de superioridad, con ambición de poder y dominación activa, el otro, que el individuo aproveche su debilidad y consiga manipular la voluntad de los demás en beneficio de sus deseos, que su entorno se preocupe de ellos.

Los individuos  que compensan con superioridad y ambición de poder sobre los demás, pueden desarrollar características como envidia, celos, soberbia, megalomanía, insatisfacción permanente, agresividad etc…

Los que aprovechan su debilidad tienen aspectos que externalizan, como por ejemplo, convertirse en aduladores, hipócritas, mentirosos. Les encanta utilizar la  intriga y el engaño.

Sin embargo, ambas actitudes comparten (el sentido de superioridad y debilidad),  que la persona afectada por este complejo, pueda tener síntomas de neurosis, ansiedad o depresión. El individuo que tiene una necesidad de cariño excesivo, nunca se da por satisfecho, además le aterroriza pensar que puede perder personas u objetos valiosos para sí mismo.

Si se reconoce conscientemente el origen de este complejo, por la persona que lo padece, trabajando su reeducación y cambiando la conducta a una mayor adaptación al entorno, se puede desarrollar una solución.

Identificar. Resolver. Eliminar.

 

Signos grafológicos del complejo de inferioridad:

 

-M mayúscula con el primer arco menor que los otros.

-Las letras mayúsculas son bajas, pequeñas o desiguales.

-Firma de tamaño más pequeño que el texto.

-La rúbrica es grande o envolvente.

-Escritura caligráfica o tipográfica, extraña o artificial.

-Rasgos de vanidad por ejemplo:

            -Mayúsculas grande e infladas.

            -Letras ornamentadas.

            -Rúbrica subrayando la firma de mayor tamaño.

            -Firma de forma complicada.

            -Arcadas en zona superior.

Como se aprecia, en la firma se pueden encontrar bastantes rasgos relacionados con la inferioridad:

-La rúbrica, envolviendo el nombre y el apellido tiene el significado de la defensa del Yo, ya que tanto apellido como nombre, simbolizan el Yo más íntimo de cada persona. Hay una frase muy conocida en Grafología que dice: “A mayor rúbrica menos personalidad y a menor rúbrica más personalidad”.

-Las rúbricas muy complicadas, más grandes además en su tamaño que el texto, también indican una actitud defensiva y de protección, frente a un sentimiento de minusvaloración que siente esa persona.

-La firma de un tamaño menor que la rúbrica que la subraya, también señala inseguridad, la persona busca el apoyo y reconocimiento ajeno para sentir seguridad. Busca una aprobación.

-Las letras de la firma más pequeñas que las del texto, señalan asimismo el sentimiento de inferioridad. La persona se siente inferior a como se manifiesta.

-La firma con letras ilegibles, expresa un temor a mostrarse como realmente es. Hay una sensación de malestar con sí mismo.

-La firma que se hace solamente con la inicial del nombre y/o  del apellido, muestra que la persona no tiene una identidad definida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.